Saltar al contenido
Huertos urbanos

Que plantar en noviembre en el huerto

En el mes de noviembre nos preparamos para días fríos y lluvias copiosas. Eso significa el regreso del invierno, lo cual nos hace pensar en nuestros cultivos, en la atención que debemos dar a nuestro huerto, a las plántulas y semilleros que ya tenemos en marcha.

El clima no es igual en todas partes, mientras en algunas comunidades tenemos frío y lluvia, hay otras zonas en donde el clima todavía es algo agradable.  Esto permite a los hortelanos y agricultores realizar actividades de siembra, recolecta, protección de sus plantíos ganando tiempo al tiempo.

¿Que plantar en Noviembre?

Un gran número de hortalizas se pueden cultivar este mes a pesar de las condiciones climáticas existentes. Estos cultivos deben observar ciertas condiciones para que tengan un feliz término. Son resistentes al frío siempre y cuando estén algo crecidas y bien firmes en el terreno.

Tipos de cultivos para noviembre

Aptas para sembrar directamente en el suelo.

Acelgas, grelos, habas, nabo,  perejil, rabanito, guisantes, rúcula, borraja, remolacha, escarola.

Ya con el otoño encima, con los días cortos, disminuyen las horas de luz y el frío acecha, es bueno tener precaución para  cultivar o trasplantar bien sea en terreno firme o en semilleros, porque las condiciones no están dadas para ello, el clima severo va a perjudicar las plantas considerablemente.

Aptas para cultivar en semilleros protegidos.

Berenjena, lechuga, pimiento, calabacín.

Las hortalizas que vamos cultivar en semilleros, son muy frágiles  y vulnerables sobre todo en clima extremo. Sin hay frío, se comienza en el invernadero que hemos preparado con antelación. De las condiciones favorables que los semilleros tengan, va a depender el brote de plántulas fuertes para ser trasplantarla en el momento adecuado.

Hortalizas para sembrar directamente en el suelo o en semilleros

Cebolla, espinaca

Cuando plantamos directamente en el terreno con el clima muy frío y lluvias intensas, es necesario protegerlas de las inclemencias del tiempo como por ejemplo cubrirlas con plástico o cualquier otro material que se adapte solo en las noches y cuando llegue el día hay que descubrirlas para que puedan respirar y alimentarse.

Aptas para trasplantar de semilleros a la mesa de cultivo o al suelo

Brócoli, cebolla, col, coliflor, copet, kale, escarola, lechugas, puerro, romanesco.

El clima frío no nos debe impedir realizar las tareas en el huerto. Tal vez alguien pueda pensar que no es necesario hacer nada hasta que pasen estos días cortos de frío y lluvia, pero nada más lejos de la realidad.  Una de las faenas más interesantes del horticultor es el trasplante de semilleros a la mesa de cultivo.  Para esto hay en el mercado una cantidad de modelos que se ajustan a la necesidad de cada quien.  Las mesas de cultivo son cómodas por su altura, son prácticas.  Ideales para hacer el trasplante de las hortalizas y las podemos colocar bien sea en la cocina, la terraza, el jardín o el balcón. Los trasplantes se van a conservar muy bien hasta que se puedan colocar en el suelo de manera permanente.

Opciones para cultivar en noviembre

Seguramente nos preocupamos por nuestro huerto cuando llega el otoño e invierno porque pensamos que nuestras siembras van a sufrir o que no podemos  cultivar debido al clima.  La realidad es que hay opciones para hacerlo.  Para aquellas personas que no tienen mucha experiencia en el manejo de la siembra y trasplante en estos meses de frío o que desea sembrar pero comprando las plantas directamente, hay buenas recomendaciones para ayudarles a cambiar de opinión.

Podemos hacernos de un plantel para preparar con buen sustrato que le permita a la planta un buen anclaje y pueda desarrollar bien sus raíces para que se mantenga nutrida e hidratada.  También al sustrato se le conoce como tierra para maceta. Se recomienda la perlita y fibra de coco. Obtener una planta sana con buenas raíces y follaje, es necesario un sustrato preferiblemente orgánico, que sea homogéneo, poroso, que retenga la humedad y los nutrientes. Adquirir buenas semillas y protegerlas en el invernadero mientras el clima sea muy frío.

Podemos plantar: menta de gato, puerro, cebolla, lechuga, caléndula, acelga, berro, canónigos, habas, rabanitos, capuchina, perejil, remolacha, borraja, zanahoria, espinaca, guisante, coliflor, brócoli, col.

Disminuir el riego es otra de las actividades que debemos tener presente. Obviamente mientras los días se están haciendo más fríos, el riego se va disminuyendo progresivamente. El riego debe ser a primera hora de la mañana porque durante el día la temperatura tiende a subir, mientras que en la noche sucede todo lo contrario y corremos el riesgo de que el agua se congele y las raíces de las plantas sufrirían las consecuencias.

Recomendaciones y cuidados del huerto en Noviembre

Que plantar en noviembre en nuestro huerto

En época de frío y lluvias, nuestro huerto requiere mucha atención para preservar los semilleros y las plantas que hemos plantado los meses anteriores.  Una de las formas de proteger nuestros cultivos es cubriendo el suelo con hojas, cortezas, paja, fibra de coco para evitar que se dañen las raíces de las plántulas. En las heladas cuando las plantas tienen protegida sus raíces pueden rebrotar así sus tallos estén helados.

Preparar el invernadero es una alternativa bien interesante para que los semilleros cultivados se mantengan en buenas condiciones durante el frío intenso. Hay algunas plantas que aguantan el intenso clima frío mejor que otras.  Sin embargo para aquellas que son más frágiles se ayudan perfectamente al colocarlas en el invernadero que les permitirá una temperatura mayor del suelo y el aire que las cubra. Esta protección será extremadamente útil cuando lleguen las heladas, así que manos a la obra para preparar o mejorar el invernadero.

El huerto frente a las heladas.  Lo recomendable es cubrir las plantas con  mantas térmicas o invernaderos de acordeón. Estos últimos son sencillos y fáciles de montar y desmontar se utilizan generalmente durante toda la temporada de frío pero hay quienes los usan solamente cuando se presentan las heladas.

Si el invernadero tiene más espacio, allí se podrán colocar las macetas para preservar las plántulas que ya llevan su desarrollo normal y no queremos interrumpir  por los días fríos y las temperaturas muy bajas.

Aquellas macetas grandes con plantas que todavía no han pasado su primera helada,  es bueno envolverlas en plástico de burbujas o forrarlas en cartón, esto las va a proteger especialmente las raíces porque va a suministrar al suelo una mejor temperatura, dejando ciertos agujeros para el drenaje.

Estas macetas seguramente no las podemos mover al invernadero, como por ejemplo una higuera o un aguacatero. A estas plantas debemos prestar toda la atención posible porque son mucho más sensibles a las bajas temperaturas pues no tienen suficiente tierra como las que están en el suelo. Las temperaturas bruscas pueden ocasionar daños a las macetas de cerámica o terracota y la planta se va a ver muy afectada.

Otra recomendación que ayuda a las plantas en macetas que no podemos trasladar es agruparlas, colocando las más altas contra una pared que los rayos del sol sean recibidos de frente, y en forma escalonada colocar las demás para que todas sean beneficiadas con los rayos de luz solar.

Ya estando agrupadas es más fácil colocarles una manta protectora en caso de una helada muy intensa, se pueden apuntalar con tutores y así podrán sobrevivir al clima excesivamente frío.

Utilizar un buen compost que podemos hacer nosotros mismos es otra de las alternativas que tenemos para proteger las plantas durante las heladas. En verano utilizamos el compost para cubrir el suelo de los rayos solares para que disminuya la temperatura y las plantas estén frescas.  En invierno, el acolchado de paja, corteza y compost es recomendable buscarlos de color oscuro ya que esto ayuda al suelo a retener el calor y mejora la temperatura frente a los cambios climáticos.

El fertilizante de las plantas en invierno es algo de lo cual no podemos olvidarnos pues la época no permite aplicar fertilizantes de asimilación rápida porque  su aporte extra de nutrientes hace que las plantas los absorban muy rápido para asimilarlos entonces comienzan los nuevos brotes y hojas que luego son sensibles a las heladas y los vientos fríos.

Es preferible, disminuir  la cantidad de fertilizante que usaremos en otoño e invierno o aplicar  uno que sea de lenta absorción para que las plantas asimilen los nutrientes progresivamente, en este caso lo ideal es usar fertilizantes ricos en materia orgánica.

Está claro que con los días fríos y lluvias en el mes de noviembre, el trabajo en el huerto se hace con mayor esmero para preservar lo más preciado, las plantas que hemos venido cultivando y las que queremos ver al final del invierno.