Saltar al contenido

Que plantar en octubre en el Huerto

Que plantar en octubre en el Huerto

¿Quieres saber que plantar en octubre en el huerto? Si crees que porque ha llegado el otoño puedes dejar de lado las labores en el huerto, te diremos que durante el mes de octubre hay una gran cantidad de acciones que tendrás que realizar en tu huerto y en tus frutales.

En Octubre continuaremos con muchas de las tareas que realizamos en el huerto en Septiembre y que son esenciales para el éxito de nuestros cultivos.

También te recomendamos que consultes el calendario del huerto anual y así poder planificar todas las tareas a realizar y la planificación de los cultivos.

Planificar las tareas del huerto en Octubre

Sabemos que mes a mes llevamos una agenda para cumplir con las tareas que hemos programado y en octubre, que ya entran los días fríos y las lluvias,  nuestro huerto debería estar acondicionado tanto para la siembra como para la recolección.

Es aconsejable programar las siguientes actividades para dar el cuidado necesario al huerto:

  • Preparar el acolchado
  • Abonar la tierra
  • Poda
  • Sembrar
  • Recolectar
  • Plagas y enfermedades
  • Atender la llegada de las lluvias

Como podemos observar las tareas son varias y todas importantes. Ahora vamos al detalle de cada una.

Preparar el acolchado

Es una técnica conocida también como mulching que consiste en distribuir en el suelo alrededor de las plantas cultivadas: hojas secas, paja, estiércol otros residuos orgánicos de cultivos con el fin de mezclar un abono que protege las siembras de las malas hierbas, temperaturas extremas y ayuda con mantener hidratada la tierra. En otoño es cuando se puede hacer una buena recolección de hojas.

Hay quienes usan como acolchados, unas películas continuas de origen plástico biodegradable de origen biológico derivado del almidón de maíz a partir de celulosa, permeables tanto al agua como al aire.

Abonar la tierra

La tierra la alimentamos y le proporcionamos nutrientes con el compostaje que aporta grandes beneficios para nuestro huerto sea en la terraza, en el jardín o en una extensión mayor.  Mejora la estructura de la tierra, hace los suelos más porosos para que tengan mejor ventilación y al mismo tiempo retengan mayor cantidad de agua.  A eso le añadimos el aumento de nutrientes al suelo por la cantidad de materia orgánica que contiene el compost.

En el mes de octubre, preparar el compost doméstico para abonar la tierra es una ventaja inigualable para la siembra. No contiene químicos que perjudiquen las plantas.  Esta forma ecológica de nutrir la tierra es sencilla y abarata los costes. Es maravilloso aprovechar la parte superficial del suelo rica en nutrientes que conocemos como humus que se forma por la descomposición de los restos animales y vegetales que realizan los microorganismos.  Ya que se termina el verano con sus altas temperaturas que son las que favorecen este proceso, el humus le proporcionan a las plantas los minerales que no pueden tomar directamente del suelo haciéndolas mucho más fértiles.

La poda

Esta actividad la efectuamos en algunas plantas bianuales, pero realmente las consideramos anuales por cuestión de espacio en el huerto porque mientras estén latentes allí están, pero ese espacio podríamos utilizarlo en otro cultivo que nos da más cosecha. Por ejemplo el pimiento le podamos las hojas después de la cosecha para darle una segunda oportunidad y obtendremos adelantada una nueva cosecha con respecto a las nuevas plantas de pimiento que cultivemos (todo esto si el clima de donde vives te lo permite, si hace frío las plantas no resistirán).

En el caso de las aromáticas como la menta y la hierbabuena en esta época del año pierden la parte aérea para pasar el invierno protegidas porque sus tallos están debajo de la tierra fortaleciéndose para tener una buena brotación en primavera.  Entonces debemos limpiarlas, así como su entorno y añadirles abonos nuevos y nutrientes cuando ya no tengan hojas.

La siembra en Octubre

El mes de octubre trae consigo lluvias que humedecen el terreno, se combinan con temperaturas todavía agradables, entonces se puede iniciar la siembra de:

  • Coles
  • Acelga
  • Cebollas
  • Rúcula
  • Espinacas
  • Ajos
  • Guisantes
  • Habas
  • Lechugas
  • Patatas
  • Rabanitos
  • Zanahoria
  • Puerros

Si buscamos la manera de proteger la siembra y ahorrar espacio, es bueno cultivar estas plantas conjuntamente con otras que les ayudan al crecimiento y se complementan.  El ajo por ejemplo se puede sembrar junto a plantas de acelgas, escarola, lechuga y zanahorias. Las habas por su parte se llevan bien con las espinacas, la col, la lechuga.  En cambio las judías se pueden sembrar con espinacas, acelgas, brócoli, col y lechugas.

Es propicio el mes para plantar algunas bulbosas de otoño o bulbos de invierno porque necesitan pasar enterradas en bajas temperaturas para que se pueda cumplir su ciclo vital de crecimiento y su floración se produzca desde finales de invierno hasta el final de la primavera.

En la jardinería se utilizan porque en el momento de la floración es muy hermoso y desarrollan buen follaje, además que son fáciles de cultivar. De lo único que debemos estar alerta es que el bulbo almacena tejido y nutrientes de los cuales se sustenta desde su brote hasta el final de su ciclo, por eso no podemos interrumpirlo para que crezca en las mejores condiciones.

  • Azafrán, resisten las bajas temperaturas, les va bien en macetas o plantarlos directamente en el jardín en grupos. Es un bulbo muy vistoso cuando florece.
  • Narciso, aunque resiste a las heladas, también prefiere la media sombra o algo de sol, se reproducen de manera espontánea, solo requieren suelos con buen drenaje.
  • Tulipán, es un bulbo muy conocido que se le conocen muchas variedades. Su lugar preferido, el jardín. Cuando florece en primavera, embellecen todo el lugar.  Por eso es bueno plantarlas en masa ahora si queremos en macetas, también lucen más cuando se combinan dos variedades.
  • Jacinto, es el más perfumado y uno de los más populares. Florece en primavera con un aroma característico y gran variedad de colores.  Generalmente se cultivan en macetas dentro de la casa por su agradable olor y también en el jardín.

La recolección en Octubre

Se podría asegurar que esta actividad es la que más nos llena de satisfacción porque es la gratificación del trabajo realizado. En octubre podemos recolectar los últimos tomates, berenjenas y pimientos porque se pueden dañar con la llegada del frío y las lluvias.

El tomate es un caso especial que al cuidarlo muy bien del clima y un plantel bien desarrollado, se puede recolectar durante el mes de noviembre.

Las aromáticas leñosas como el romero, tomillo, salvia, se pueden recortar por lo menos en un tercio de la altura de la planta para que se mantengan y conserven su fuerza tanto el tallo como la raíz.

En octubre se pueden recolectar semillas de plantas anuales  y bianuales como la albahaca, perejil, cilantro.

La recolección de calabaza es una labor gratificante

La recolección de calabazas, es típica de este mes de octubre además podemos cosechar acelgas, apio, coles de Bruselas, repollos, escarolas, perejil, zanahorias, remolachas, lechugas y rabanitos.

La Vid y Frutales en Octubre

En cuanto a la vid, si se desea mantenerla por más tiempo, hay que hacer el trabajo de preservación embolsando cada racimo con materiales apropiados después de haberlos revisado con cuidado.

El árbol de higo o higuera ofrecerá sus últimos frutos maduros, y se perderán aquellos muy maduros porque se caerán con facilidad, esto puede servir de abono para el mismo árbol.

En cuanto a los naranjos, habrá que decidir si recolectar las variedades más precoces o dejarlas unas semanas más en el árbol para que mejoren su dulzor. No debemos dejar que los frutos toquen el piso por el exceso de peso, hay que apuntalar las ramas con tutores de caña.  Si los frutos tocan el suelo, se van a pudrir debido al exceso de humedad.

Otros frutos que podemos recolectar son los almendros, manzanos, avellanos, membrillero, nogal, granado y hasta ciruelo, nectarina y peral. En este mes también se pueden recolectar moras, arándanos, frambuesas, grosellas y tal vez fresas.

Proteger de plagas y enfermedades

Cuando llega el momento de desmalezar es bueno tener en cuenta que las malas hierbas hay que eliminarlas periódicamente para que no echen cuerpo y raíz en el huerto, pero también es verdad que al dejar algunas por allí, de manera aislada, pueden acoger a los insectos protectores de las plantas y las benefician.

Aparecen con las lluvias por la humedad excesiva los caracoles y babosas, es correcto implementar un sistema de higiene para que estas plagas no afecten las plantas. Lo que se toma en cuenta en estos casos es que los productos que utilicemos para combatirlas sean de origen ecológico con consideración al ambiente.

La llegada de las lluvias y el huerto

Nos advierte que el huerto requiere de mayor atención. Ya se empieza a perder la producción de tomates, pepinos, berenjenas y empezamos a cultivar plantas de invierno. Las lluvias abundantes pueden causar estragos en los cultivos, por eso es necesario vigilar el drenaje del huerto con antelación.  Ese no es un problema aislado, al contrario trae como consecuencia la proliferación de hongos y plagas porque las hojas se mojan y tienden a deteriorarse. El riego se va disminuyendo dependiendo de la frecuencia de las lluvias, llegando el momento en el cual no habrá que regar los cultivos.

En octubre plantar es nuestro huerto es una de las tareas más importantes, sobre todo si tomamos en cuenta los cambios climáticos. Tenemos que agudizar nuestros sentidos para prever las primeras heladas, proteger a tiempo los semilleros y cultivos, evitar el exceso de agua con las lluvias para que al final de temporada obtengamos las plantas más sanas y frondosas.