Saltar al contenido

Huerto con plantas aromáticas

Huerto con plantas aromáticas

Las plantas aromáticas son de gran utilidad en el hogar, siempre nos solucionan la vida de alguna u otra manera, ya sea para aromatizar y dar sabor a los platos, quitar los malos olores o para realizar sesiones de aromaterapia. Siempre es conveniente contar con una selección de las plantas aromáticas que más nos gusten, sin embargo algunas pueden ser difíciles de conseguir dependiendo de nuestra zona o la época del año. Por eso vale la pena invertir algo de tiempo y unos pocos materiales en construir un pequeño huerto con plantas aromáticas. Es un proceso muy sencillo y puede realizarse en un jardín pequeño, un patio o una terraza. Incluso la cocina, es un sitio ideal para tener tu pequeña reserva de hierbas aromáticas.

¿Qué necesitas para plantar un huerto con plantas aromáticas?

Plantar un huerto de cualquier tipo requiere de una serie de pautas para un buen crecimiento de las plantas y una consiguiente buena cosecha.

  1. Luz: la luz es uno de los elementos más importantes que requiere un huerto con hierbas aromáticas. Para su buen crecimiento es vital un mínimo de 6 horas de luz, mientras más mucho mejor.
  2. Drenaje: la mayoría de las plantas aromáticas no soportan un exceso de agua en su raíz, por ello es recomendable que las plantes en macetas con agujeros debajo y no te excedas con el riego.
  3. Unos buenos recipientes: según el tamaño de la planta, el tamaño de la maceta debe variar. Generalmente las plantas crecen muy bien en solo 1 a 2 litros de sustrato. Hay mesas de cultivo pequeñas para huertos urbanos que son ideales para plantar aromáticas.
Huerto plantas aromaticas en jardin
Un pequeño rincón que tengas en tu jardín es ideal para realizar un huerto con aromáticas

Tipos de plantas aromáticas según su ciclo

No todas las aromáticas se dan todo el año. Es muy importante tener en cuenta este aspecto si se van a cultivar juntas en el mismo espacio. No es recomendable cultivarlas juntas si su ciclo de producción es diferente entre sí por razones de espacio.

Las aromáticas perennes son aquellas que crecen durante todo el año. Normalmente se resienten en invierno si este es muy frío, pero florecen en primavera. Entre las más conocidas están el romero, la lavanda, el tomillo, la menta y la salvia. Estas dos últimas pueden deshojarse en invierno pero las hojas vuelven a salir en primavera.

Las bianuales solo duran dos años: en el primero, dan tallos y hojas y en el último dan flores y luego mueren, como es el caso del perejil.

Las anuales solo duran una temporada, como el cebollín, el eneldo y la albahaca. Aunque en el clima español, solo duran unos meses (a no ser que estén protegidas en interior).

Algunas plantas requieren de más riego que otras. En el caso del romero, el tomillo, la lavanda y la salvia, no necesitan de mucho riego. Las plantas como la albahaca, el cilantro, el perejil y la menta requieren mayor riego.

Huerto aromáticas macetas
Las macetas son ideales para cultivar aromáticas y te permite tenerlas en tu terraza o en la cocina

¿Cómo usar las hierbas aromáticas de tu huerto?

Una vez que tengas tus hierbas aromáticas ya crecidas, puedes darles los usos que quieras, tanto en la cocina como en el hogar.

El romero y la menta son perfectos tanto para aromatizar y decorar tus platos preferidos como para preparar infusiones medicinales, debido a sus propiedades curativas.

La albahaca y la salvia son las hierbas más usadas en la cocina italiana. Puedes cultivarlas en grandes cantidades para aromatizar salsas y otros platos.

El cebollino y el eneldo son buenos tanto para dar sabor y aroma como para decorar platos.

La lavanda tiene un aroma muy especial que la hace ideal para aromatizar la casa, preparar infusiones o aromatizar postres.

El cilantro y el perejil son de las hierbas más utilizadas para dar sabor a las comidas.

Tener tu propio huerto con plantas aromáticas te ofrece un montón de ventajas y oportunidades. Puedes tener toda la variedad y cantidad de hierbas aromáticas que necesites sin necesidad de gastar dinero en un solo ramito de hierbas y usarlas frescas como las necesites.