Saltar al contenido

Cómo cultivar albahaca. Propiedades y cuidados de la albahaca

Cómo cultivar albahaca

La albahaca es una planta con grandes propiedades, ampliamente utilizada en la gastronomía y en la medicina natural. En este artículo te diremos cómo cultivarla en tu huerto urbano o jardín para que se mantenga en perfecto estado y puedas así disfrutar de cada uno de sus beneficios.

Esta planta se caracteriza por tener un intenso color y aroma que la hace destacar entre las demás, también posee muchos beneficios como resaltar los sabores en las comidas, ofrecer alivio en malestares corporales y ser protectora de otras plantas en los cultivos.

También podemos mencionar que la albahaca es originaria de la India, pertenece a la familia de las Lamiáceas, al igual que otras plantas aromáticas. En esta edición además de explicar sobre cómo cultivar la albahaca, hablaremos sobre sus propiedades y sobre los cuidados que requiere.  Es una planta indispensable que no puede faltar en tu huerto de plantas aromáticas.

Cultivo de albahaca: Aspectos que debes tener en cuenta:

Temperatura para la albahaca

Esta planta prefiere los ambientes cálidos, aproximadamente entre los 15 y 25 ºC. No soporta las bajas temperaturas, el frío detiene su desarrollo. Si vives en un clima muy frío lo mejor es que cultives albahaca dentro de casa o en un invernadero.

Sustrato para cultivar la albahaca

Esta planta necesita un sustrato rico en materia orgánica, pero tampoco debe estar muy abonado. Solo bastara con aplicar una cantidad antes de la plantación. Además el sustrato debe estar bien aireado y tener un buen drenaje, bien sea que cultives albahaca en un huerto, jardín o en macetas.

¿Qué luz necesita la albahaca?

Puede estar perfectamente bajo el sol directo y también puede crecer en zonas con sombra parcial durante algunos momentos del día.

Necesidades de riego de la albahaca

La albahaca requiere un riego moderado, es decir sus suelos deben estar húmedos pero no excesivamente. Se recomienda optar por riego por goteo para que así se mantenga cierto grado de humedad en la tierra.

Los riegos muy abundantes pueden dañar las raíces de la planta y un exceso de humedad permanente puede ocasionar hongos.

Plantar albahaca en macetas
La albahaca es una planta que es ideal para plantar en macetas

Cómo cultivar albahaca

La albahaca se siembra mejor en semilleros, sin embargo también se puede cultivar directamente en la tierra o maceta del huerto, enterrando sus semillas aproximadamente a unos 2 cm de profundidad. La mejor época para sembrarla es entre los meses febrero y abril. La manera perfecta de sembrar albahaca es mantenerla en semilleros a unos 20º y humedecer un poco la tierra a diario hasta que germinen. 

Una vez germinen, lo cual será en 15 días, se debe colocarlas donde le llegue la mayor cantidad de luz. Esta planta puede estar sembradas solas en macetas o con otras. El estar cerca ayudará a mantener alejados plagas e insectos. Si también tienes sembrados tomates, sería muy bueno que la coloques muy cerca a ellos, ya que aumentará su sabor y los protegerá de ataques de parásitos.

En definitiva, la siembra consiste en depositar las semillas sobre el sustrato y regar cuidadosamente con una regadera para evitar que la fuerza del agua las desplace o entierre. Posteriormente, la frecuencia de los riegos será la adecuada para mantener el sustrato siempre húmedo.

El sustrato más indicado para la siembra de albahaca es el sustrato para semilleros, en el caso de no encontrarlo podemos sustituirlo por un sustrato para plantas de interior. Con él llenaremos los recipientes  y regaremos de forma abundante.

En este video que te mostramos a continuación podrás ver que fácil es cultivar la albahaca:

Cuidados que se deben tener en cuenta para cultivar albahaca

Al igual que la mayoría de las plantas, la albahaca requiere de algunos cuidados para poder crecer como una tierra fértil, contar con una buena luz y un riego adecuado.

  • El mayor cuidado que se debe tener con esta planta es protegerla del frío.
  • Así como también del exceso de agua, por lo que es conveniente mantener siempre la tierra húmeda pero no encharcada, lo ideal es colocar un buen drenaje. 
  • Lo mejor es colocar la albahaca en lugares resguardados de vientos fuertes, ya que éstos pueden romper sus ramas fácilmente.
  • Se aconseja podarlas cada dos semanas para tener planta fuerte y con un abundante follaje.
  • Preferiblemente se debe regar la tierra sin mojar las hojas. 

Propiedades de la albahaca

La albahaca tiene muchísimas propiedades y beneficios que la convierten en una de las favoritas para tener en nuestro huerto o jardín. A continuación compartiremos algunas de las razones por las cuales deberías cultivarla:

  • Es bien conocido que esta planta tiene muchas aplicaciones a nivel culinario, sin duda en una de las plantas aromáticas imprescindibles, ya que es perfecta para realizar salsas, guisos, sopas, ensaladas, entre otras.
  • Es una planta sedante consumida por la noche, ayuda a disfrutar de placenteros sueños. También es antiséptica y antiinflamatoria, por lo que resulta una buena aliada para combatir gripes y resfriados. Además regula el sistema nervioso por lo que se recomienda consumir en casos de estrés.
  • Además es un buen analgésico natural y por eso conviene tomarla cuando se sufren dolores de cualquier índole, sobre todo en cuadros febriles o de debilidad general. Tiene grandes propiedades digestiva, por lo que ayuda a corregir los trastornos gastrointestinales.
  • Su aceite esencial es muy bueno para repeler insectos, pero debemos usarlo con mucha precaución, debido puede ser tóxico. Igualmente es una gran aliada de las demás plantas de nuestro huerto, ya que aleja a los insectos, previene la aparición de plagas, estimula el desarrollo y la inmunidad de las plantas que crecen cerca de ella.

Cultivar albahaca es muy sencillo, así que no esperes más y decídete a hacerlo ya, para que aproveches todos los beneficios que tiene esta poderosa planta aromática, que no solo dará más sabor a nuestras recetas, sino que aportará mayor salud para nuestro organismo y para las plantas que se encuentran a su alrededor.