Saltar al contenido

Guía de Riego en Huerto. Cómo elegir el riego para tu huerto

riego en huerto

Uno de los aspectos más importantes para mantener en excelentes condiciones tu huerto, es la forma adecuada de riego. Te invitamos a conocer junto a nosotros los distintos tipos de riego en huerto, así como la cantidad y frecuencia del mismo.

Inicialmente debes saber que el riego es una técnica que se relaciona estrechamente con las propiedades naturales de cada planta o especie, por lo que es importante que se conozca a profundidad las necesidades de la planta que se esté cultivando.

Sigue leyendo esta guía te daremos información para que logres un riego óptimo de tu huerto. 

🌿 Importancia del riego en el huerto

El riego es una de las partes más importantes en un huerto, y es que podemos tener una buena tierra, una excelente distribución del espacio, tener grandes plantas, pero si no contamos con un funcional y efectivo sistema de riego, pues de nada servirá.

Ocuparnos bien del tipo de riego que utilizaremos en nuestro huerto es muy fundamental que en gran medida repercutirá en el desarrollo de las plantas del cultivo.

Productos indispensables para regar tu huerto

🌿 ¿Cuánto riego necesita mi huerto?

La necesidad de agua va a depender de los cultivos que se tenga, sin embargo de forma general podemos recomendar que es importante que el suelo no esté seco en ningún momento pero tampoco debe estar empapado. En la tierra siempre debe haber un grado de humedad.

Además podemos decir que aunque no existe una regla general en cuanto a la cantidad de agua que necesita una planta, se puede decir que según su naturaleza se pueden establecer algunos parámetros. Como que los vegetales de hojas anchas y los jugosos suelen requerir aportes de agua abundantes y regulares, aproximadamente 2 litros por planta.

Los vegetales de frutos carnosos necesitan un riego regular una vez formados los frutos, así como riegos abundantes después de la recolección. Los vegetales de frutos u hojas que guardamos durante un período de tiempo variable antes de consumirlos, como los ajos, cebollas o algunas plantas medicinales, no requerirán de mucho riegos.

Las plantas cultivadas en macetas sufren la evaporación, porque es mayor el recalentamiento del sol, se requiere riegos más frecuentes. En cuanto a la profundidad, cuanto menos profunda sea la tierra, o más pequeña sea la maceta o mesa de cultivo, con más frecuencia debemos regarla.

RIego por goteo en huertos
El sistema de riego por goteo es uno de los mas populares, debido a la comodidad y al ahorro de agua.

🌿 Riego según el tipo de suelo

Las condiciones del medio ambiente y del clima afectan el crecimiento de las plantas y también al grado de humedad del suelo:

  • Suelo arenoso retiene poco la humedad, por lo que se debe regar con mayor frecuencia.
  • Suelo arcilloso retiene bien la humedad. Se debe tener cuidado con las cantidades ya que tiende al encharcamiento.
  • La utilización de abonos y material orgánico retiene de forma eficaz los niveles óptimos de humedad, por lo que se puede agregar en tierras arenosas como arcillosas.

🌿 Riego de acuerdo a la estación climática

Dependiendo de la estación en la que estemos y el clima de cada región tendremos unas necesidades de riego diferentes:

Primavera se debe regar una o dos veces al día, obviamente depende del tipo de cultivo. En esta estación es conveniente regar en horas de la tarde, para evitar pérdidas de agua innecesarias en las horas de más sol, además de posibles quemaduras en las hojas.
Verano el riego debe hacerse de dos a tres veces al día, el más abundante se debe realizar al atardecer, por las mismas razones que en el caso anterior.
Otoño con regar una vez al día es suficiente, aunque se debe tener en cuenta las necesidades propias de cada planta. Será mejor realizar el riego al amanecer, debido a que de este modo evitaremos las heladas, que pueden causar daños irreversibles para nuestro cultivo.
Invierno tan una vez al día, realizándolo al amanecer.

Todos estos factores dependerán del clima donde te encuentres y del rango de temperaturas de cada época dependiendo de tu región.

🌿 Tipos de riego en huerto

Existen distintos tipos de técnicas de riego, desde las más tradicionales como el riego con mangueras o por inundación hasta sistemas más novedosos y sofisticados como el riego por goteo. A continuación explicaremos un poco sobre ellos para que sepas cual es el más conveniente para tu huerto.

Riego por goteo

Este es uno de los riego en huerto más utilizados,  ya que nos permite colocar un sistema llamado programador de riego que permite dosificar el agua que se desee aportar en el cultivo de acuerdo al ciclo vegetativo de la planta y la época del año, para que se mantenga en todo momento la humedad ideal.

Este sistema esta compuesto por mangueras con goteros interlineados que van dejando caer una mínima cantidad de agua pero de manera constante.

Una de las ventajas que brinda el riego por goteo es que no perderemos tiempo a diario para regar nuestro huerto, además es una forma de usar el agua eficientemente, sin desperdiciarla.

Adicionalmente, con este riego se evita la aparición de enfermedades ocasionadas por hongos, debido a que únicamente se humedecerá sus raíces, y no mojará sus hojas, ni el resto de la planta.

En el siguiente video puedes ver cómo instalar un sistema de riego por goteo:

Riego por aspersión

Este sistema de riego es un poco más complejo que el de goteo. Como su nombre lo indica se basa en una aspersión de agua, a través de aparatos de aspersión muy fáciles de instalar, que reproducen el riego uniforme como el de la lluvia. 

También existe el sistema de microaspersión, el cual es una variante del riego por aspersión que como su nombre lo refleja tiene la particularidad de ser de menor tamaño. En ellas las cortinas de agua que se expulsan por los aspersores no tienen un alcance tan grande, por lo que se emplea menos agua para su funcionamiento. Este tipo de riego es ideal para un huerto.

Sin embargo estos riegos en huerto tiene la desventaja que al ser unos sistemas que precipita agua no solo se moja el suelo, sino que además los tallos y hojas de las plantas se mojaran lo que hará que las infecciones por bacterias y hongos sean más comunes a ocurrir, si estamos alertas podemos instalar estos sistemas sin ningún tipo de problemas.

Riego por inundación

Es una técnica que se utiliza en especial cuando tenemos un huerto organizado mediante surcos o bancales, con ella se ofrece balance hídrico escaso y desequilibrado a nuestro cultivo.

En definitiva, el riego por inundación quiere decir que se inunda completamente los surcos o bancales en lo que hemos distribuido nuestros cultivos, por lo que se ofrece una cantidad excesiva de agua por unos días y otros no tendrán agua.

Por consiguiente, este desequilibrio temporal en el aporte de agua no es beneficioso para nuestro huerto, asimismo con el tiempo se provocará apelmazamiento de la tierra, y la evaporación será muy rápida, la tierra perderá potencial y la capacidad para cultivarse en ella.

Es una técnica de riego antigua que poco poco va quedando en desuso, ya que se desperdicia muchísima agua.

Riego por exudación

Este tipo de riego en huerto aporta agua a nuestro cultivo de forma continua y permanente mediante un sistema de tubos porosos que exudan agua a lo largo de su longitud y por parte y por toda la superficie del huerto. Además del ahorro de agua, este sistema ofrece otras ventajas, como que los tubos se pueden enterrar, logrando así una mejor apariencia estética del huerto.

Riego con manguera

El riego con manguera es la forma más utilizada en los huertos pequeños como los urbanos o escolares. Como ventaja se puede mencionar que no necesita de ningún tipo de instalación, sin embargo su mayor inconveniente, es que tendremos que dedicar más tiempo al riego diario.

Con este método debemos estar pendientes de no dejar la manguera abierta y que se nos inunde el huerto. Además de que con el riego con manguera no podremos regar bien el suelo, por lo general se moja la parte superficial del suelo, pero la parte más profunda como las raíces están secas.

Podemos decir que no existe un sistema perfecto o ideal solo debes escoger el que más se adapte a las necesidades de tu huerto y a tu presupuesto.

🌿 ¿Se puede regar el huerto con agua del grifo?

No hay ningún inconveniente que se emplee agua del grifo para regar nuestro huerto, solo se debe estar atentos a la calidad de ella, ya que la mayoría tienen altas concentraciones de cloro que pueden dañar las plantas.

Además que contienen niveles no deseados de sedimentos, tierra, óxido y sustancias que en el tiempo se acumulan en el sustrato y terminan por interferir en el correcto crecimiento y salud de nuestras plantas.

Una manera práctica de reducir la concentración de cloro en el agua consiste en dejarla reposar mínimo de 24 horas en un cubo sin tapa. El cloro es un aditivo gaseoso que se evapora, y aunque no desparecerá del todo, reducirá mucho su concentración.

Si el agua de grifo contiene otros tóxicos que pueden dañar tus plantas, será oportuno instalar un sistema de filtro y tratamiento del agua.

Como bien sabemos cada planta tiene necesidades específicas, por ello es primordial conocer a profundidad la naturaleza de cada una de ellas, para así poder decidir qué tipo de riego le puede funcionar mejor, definitivamente el sistema que escojamos repercutirá de forma directa en la vida de nuestro cultivo.

Esperamos que esta información sobre el riego en huerto te resulte útil para mantenerlo en perfecto estado y disfrutar así los beneficios que traen cultivar tus propias plantas.